記事一覧

Que maravilla con dos

Él con sus dedos comenzó a jugar con su parte más íntima, frotaba sobre la tanguita su concha, con un dedo hizo a un lado la lona y penetraba ese mojado tesoro, me hizo aproximar más, sacó mi palo y lo masturbaba como desquiciada, comenzó a mamarlo fuerte, proseguía en la labor, ahora quitó la prenda superior, los senos estaban muy lisos, los pezones por explotar, sutilmente primero y después torpemente…

Comenzó a mamarlos, chupaba como bebé, emitía hasta sonidos, proseguía mamándome mas con sus manos, comenzó a quitarle la ropa, se distanció de mi y se fue directo a buscar su pito, lo sacó, nada del otro planeta, muy afín al mío, aun algo más delgado, mas para ella era lo máximo, con una mano sobaba las bolas y con la otra subía y bajaba, lo aproximó a su boca y con la lengua lo recorría todo, se lo tragó todito, blanqueaba los ojos y jadeaba.

Yo tomé la iniciativa, me aproximé y quité la tanguita, la conchita chorreaba líquido, lo probé, la lamía toda, mis dedos me asistían y le metía uno, 2, hasta 3 y el que quedaba se deslizaba por su pequeño agujero.

Él la acostó, abrió las piernas lo más que pudo, enseñándole el sexo, se aproximó de forma lenta, con la cabeza jugueteaba con su entrada, no podía más.

– ¡Ya métela por favor, dame ya no puedo más!, ¡por favor! – Esto es lo que precisas, que te den duro, ves amigo…, esta perra únicamente desea sexo, sexo rico.

Y sin más ni más la ensartó, vi como de la primera embestida, llegó al clímax, comenzó a vocear como ida mientras que hacía su veloz vaivén.

– No me la saques por favor, no acabes, deseo disfrutar, disfrutar como jamás, esto es lo que precisaba, toda la vida lo he necesitado.

Él la puso de 4, entonces podía emplear de nuevo su boca.

– Con lo que esto precisabas, puesto que de ahora en más te voy a dar día tras día, a cada rato, de este modo cambiaras tu carácter y vas a ser la mejor esposa. – Si papacito, mas ahora deseo más, necesito más, deseo que por esta vez me trates como las más puta de las putas, deseo que me den por doquier.

Al escuchar eso, comenzó a lamerle el trasero y a introducirle los dedos y la lengua, se contorsionaba y asistía sacando más el trasero, xxx tube
sexo anal
videos de sexo
culos
videos de mujeres
videos de culos
cronicas porno
chochos
videos chicas
porno
videos tias
porn
pornos anales

Proseguían de perro, la sostuvo fuerte, primero despacio y después violentamente se la introdujo por el trasero, comenzó a plañir, mas no hacía nada por detener la embestida y tras acostumbrase asistía a la introducción. Sin sacarla de atrás, la volteó, quedando ahora encima de él, los dos de espaldas al suelo.

– ¿Qué esperas, dale no ves que desea todo?

Al escuchar esto, me aproximé y se la metí, se mordía los labios, se sacudía, rasguñó mi espalda, gemía como una perra.

– Ya me vengo, afirmó , deseo terminar en tu culo… – Hazlo mi amor, hazlo, deseo sentir tu leche corriéndome por la parte interior.

Y comenzó él a conmocionarse, sentía las contracciones de ella y esto asimismo provocó la salida de mi leche, la de los dos se juntaba en las piernas de ella, quien la recogía y se la llevaba a su boca, se embarraba los senos con leche y nos besaba a turno en la boca haciéndonos probar el semen de los dos. Ella se levantó, seguro deseaba más guerra, mas ya la hora había pasado, el miedo era el regreso de los pequeños.

Nos adecentamos y tomamos un trago más, sonó el timbre, ya antes de abrir, se despidieron con un fuerte abrazo, caricias y un beso que enmarañaba sus lenguas. Prometimos reiterar la escena mas en otro lado, con más calma.

Esa noche volvimos con mi mujer a tener sexo en solitario, lo hicimos toda la noche, cuando la tenía de nuevo recordaba lo vivido y esto nos ponía recalientes nuevamente, al día después no fuimos a trabajar y solo fuimos a dejar al pequeño, nos hallamos con él, nos saludamos como amigos y todo tal y como si nada hubiese pasado, volvimos a casa a tener más sexo, y es que verlo nuevamente nos excitó a los dos.